Archivo de la etiqueta: Networking

Personas, organizaciones y empleo: escenarios para conocerse

Empleo

Encuentros de empleo

Otras veces he hablado en este espacio sobre lo que pueden aportan las medidas que sirven para conocerse personas y empresas. Y de cómo los echo de menos en el marco de las Políticas Activas de Empleo.

Hace ya unos cuantos meses tuve la oportunidad de  aportar esta opinión en el marco de un estudio europeo sobre orientación laboral y uso de la tecnología.

El estudio abordaba, entre otras cosas, el tema de las medidas que pueden ser más eficientes en la lucha contra el desempleo. En este sentido traté de aportar ideas en ámbitos como la formación, el apoyo emocional a las personas o el uso de recursos digitales. Pero volví a incidir en una idea que me parece importante por su sencillez, su bajo coste y su utilidad en otros entornos: la necesidad de generar espacios para que personas y empresas se conozcan.

Existen atractivas experiencias en la generación de espacios para conocerse con el tema de empleo como contenido principal. Aquí trataré de agruparlos de forma muy general en tres grupos:

1. Espacios para que las empresas conozcan el talento de una determinada área geográfica o sector:

En Austria existen las Implacementsifung, una experiencia muy interesante en la que las autoridades regionales colaboran con intermediadoras en forma de Fundación. El objetivo es acercar a los jóvenes con especiales dificultades para lograr un empleo en las empresas de la comarca. Trabajan desde una perspectiva social con jóvenes que carecen de competencias específicas para iniciarse en el mercado de trabajo. Pero el objetivo no es conseguir una contratación inmediata ni proporcionar una formación específica. Solo acompañar en un proceso a medio plazo que permita que las empresas puedan conocer a estas personas y que, poco a poco, las personas puedan establecer vínculos enriquecedores y encuentren un lugar para su sociabilización profesional.

2. La creación de espacios en la intermediación pública para conocerse: La gamificación de la intermediación.

De las experiencias relacionadas directamente con la intermediación ya he hablado aquí. Todos sabemos de las posibilidades de la intermediación tradicional, la centrada en responder a las necesidades de una empresa que lista una serie de características, criterios y requisitos que precisa. Pero existen más opciones. Como las que sin perder de vista las competencias específicas para el trabajo se centran en el conocimiento de las personas, en lograr un mínimo de engagement entre personas y responsables de las empresas. A mi siempre me han gustado los cursos con compromiso de contratación y los eventos de networking. Creo que con los CCC se consiguen muchas cosas pero, cuando menos en mi entorno más próximo, la tendencia ha sido a su desaparición. Por otra parte los eventos de Networking que se generan con un contenido específico (por ejemplo con personas y empresas de un sector concreto) son muy interesantes. A mi siempre me han funcionado muy bien. Eso si, convocados sin ningún compromiso, sin que haya una oferta de empleo por medio y sin CV’s.

3. La generación de espacios grupales para tratar temas como el autoempleo: el ejemplo de Brighton.

En España, cuando menos en mi entorno más inmediato, la promoción de las posibilidades del autoempleo siempre ha estado demasiado centrata en ofrecer formación. Es cierto que se han multiplicado otras ideas de apoyo y asesoramiento (algunas con muy buen resultado como 3DS o Vía Vigo). Aún así creo que faltan propuestas que sirvan para amparar de manera más continuada procesos de autoempleo, como sociedad o de forma autónoma.

Menciono Brighton porque recuerdo leer en prensa las declaraciones del director del Jobcenter local en las que mencionaba esta experiencia como la más satisfactoria en su carrera reciente. Cuando la crisis impacto allí se encontraron con un buen número de profesionales técnicos que venían trabajando para empresas que no pudieron mantenerse. Con ellos crearon grupos que se reunían periódicamente en la misma oficina y fueron avanzando desde la simple conversación para generar confianza y hábitos, hasta el ejercicio profesional por cuenta propia. En este caso se trataba de aplicar lo que Google ha descubierto que pasa en los grupos de alto rendimiento, que el grupo es un lugar donde las personas se sienten protegidas.

En España las lanzaderas de empleo y alguna que otra experiencia más van en esta linea. Y parecen funcionar muy bien. Así que, la pregunta es evidente ¿ Por qué no se multiplican estas actividades en las Políticas Activas de Empleo ? ¿ Por qué son tan escasas ?

 

Orientación laboral y servicios de empleo

chiste-forges-cv-chinoEn estos tiempos de gran desempleo la orientación laboral no ha sido ajena a los cambios y a las pequeñas y grandes convulsiones sociales y laborales. De un tiempo a esta parte los servicios de orientación laboral, siempre denostados y poco valorados, se han convertido en servicios con demanda.

Hasta ahora muchas personas no ‘necesitaban’ acudir a servicios de este tipo. Sólo necesitaban un empleo y si el servicio de orientación no lo tenía, si no intermediaba directamente, no le aportaba nada. Nos encontrábamos con aquello de “buscar empleo es algo que ya sé hacer yo”

Con las inasumibles cifras de desempleo convirtiendo el tema en el principal problema de España, y de otros muchos países, la demanda de servicios de apoyo en esta situación se ha disparado. Se demandan estos servicios a colegios profesionales, administraciones y otras entidades. Y no sólo se demandan servicios de orientación laboral como hasta ahora, también servicios concretos que incluyen coaching, asesoramiento personalizado, búsqueda de contactos, formación para el cambio profesional y otros que hace un tiempo no se mencionaban.

 Es este un síntoma más de como ha evolucionado el mercado de trabajo, en el que no sólo hay que ser un/una excelente profesional, también es necesario poner en juego competencias transversales para lograr una presencia de mercado, un posicionamiento que mantenga el nivel de ocupabilidad. En este sentido se han multiplicado las demandas de servicios de coaching, de recolocación, de desarrollo profesional, de acompañamiento en la búsqueda, etc.

 En contra de esta necesidad manifiesta, los servicios de orientación laboral han venido perdiendo apoyo en la administración pública. Más allá de su privatización o del modelo de colaboración público privado, que se dibuja presupuestariamente pero que se va concretando lenta y desigualmente, lo cierto es que mientras aumenta la necesidad y la demanda, disminuyen los servicios.

Es verdad que la oferta o disminución de estos servicios ha sido muy desigual pues cada comunidad autónoma y cada entidad ha tomado sus propias decisiones. Y también la justicia las ha tomado.

 En Galicia se suprimieron en su totalidad en 2012, pero se mantienen los servicios de orientación concertados con entidades, que en ciudades como Vigo, la de mayor número de personas desempleadas en el territorio gallego, suplen la ausencia de respuesta.

En cualquier caso no quería hablar aquí de los detalles de ese escenario desértico en el que se han convertido los servicios de promoción del empleo. Pero si quería mencionar como, en el marco de ese desierto, es necesario redoblar los esfuerzos para conseguir un mínimo de eficiencia. Y de como no lo estamos haciendo.

Hasta en la comunidad de El País ha podido verse hace un tiempo una queja-descripción de como un servicio puede degradarse hasta convertirse en inútil. Y lo que ahí se menciona, concertar una cita para dar una cita, no es nada raro, cuando menos en mi entorno particular.

Igual que suceden muchas cosas que podríamos hacer mejor (no citar a personas con distintos/as profesionales, no tratar los Itinerarios Personalizados de Inserción como una prestación, reclamar el espacio y el tiempo que se precisa…). O, sencillamente, tener una actitud un poco más proactiva. No es necesario ni exigible que sean las personas las que tengan que conocer todos los procesos en los servicios de orientación, en los servicios públicos de empleo. No parece razonable que una persona pierda la antigüedad en su demanda, clave para algunas prestaciones, porque no se le informa correctamente. Y esto es algo habitual.

Es momento de hacerlo mejor, de darle más sentido y eficiencia a los servicios que se dirigen a las personas en búsqueda de empleo. Y también es un buen momento para intentar vencer la tradicional desconexión con el mercado de trabajo, con los departamentos de RRHH y con la actividad económica en general. Y de decir aquello que no funciona, aquello que no se hace bien y que debe cambiar.

Incluso es momento de explicar bien qué hacemos y qué podemos hacer por las personas y por el empleo, como hace +Miguel Ángel Alonso en uno de sus últimos post. Y no sólo de decirlo, si no de demostrar que los servicios de orientación laboral son capaces de hacer que la búsqueda de empleo sea más fácil, eficiente y efectiva.

Pero sobre todo es momento de implicarse y contribuir a trasladar la idea de que el desempleo es un problema de todos en el que todos tenemos que aportar. Un problema que tiene solución y que no debemos aceptar en las cifras con las que convivimos. Es momento de seguir el ejemplo de las personas que no se rinden. Estamos, por tanto, ante un reto profesional. Y puede abordarse sin perder el sentido del humor, claro está 😉

Herramientas para la presencia profesional en internet

imagesNunca me he planteado este blog como un lugar en el que obtener recursos directos para la búsqueda de empleo. La red permite identificar y usar una inabarcable cantidad de herramientas que sólo es necesario buscar y utilizar.

De hecho considero que uno de los principales cambios, no se si derivado directamente del desarrollo de la red y la tecnología o de otros factores que están impactando en el mercado de trabajo, es la resituación del CV como instrumento principal en la búsqueda de empleo. No hablo sólo de su versión en papel, si no de lo que consideramos un resumen profesional y vital en el que empresas y posibles contratadoras puedan ver nuestro devenir en los últimos años.

Si, soy de los que piensan que el Cv hoy sólo sirve para acceder a la información básica.  En estos tiempos las personas y las empresas que tienen una necesidad que cubrir y las personas que pueden responder a esas necesidades cuentan con instrumentos mucho más eficientes para mostrar / comprobar su saber hacer.

Y también pienso que para las empresas ha habido dos cambios importantísimos que sólo pueden negarse mediante ceguera voluntaria:

Reconocer y situar a las personas como el factor diferencial y competitivo de mayor valor y, en consecuencia, modificar la relación que mantienen con estas personas ayudadas por los instrumentos de la web 2.0 que permiten incorporar procesos más eficientes.

Procesos de los que tenemos ejemplos bien conocidos en términos de eficacia en la gestión y también en términos económicos en cada empresa. Yo citaría los que más me gustan, la fantástica experiencia de Sodexo o la propuesta de npower, aunque también hay alguno más novedoso y no menos interesante como el mencionado por Juan Carlos Barceló de Taco Bell y su uso de Pinterest en la política de selección e interacción con candidatos/as.

En cualquier caso estamos ante un nuevo escenario dibujado por una red social que permite mostrar conocimientos, influencia, experiencia, capacidad relacional… y, en definitiva, el saber hacer y la red de contactos. Un escenario que camina hacia la relación y el engagement de las personas con las empresas utilizando las redes sociales, manteniendo una constancia de cooperación y contacto en el tiempo.

Pero es cierto que para que las personas puedan jugar este nuevo rol deben primero contar con una mínima presencia en la red. Y esta es la demanda que más me surge en mi trabajo.

Al acabar muchas de las sesiones grupales, ponencias y encuentros en los que participo, en el feedback posterior por correo electrónico, en el trabajo diario, la pregunta es ¿ Cómo empiezo ? ¿ Qué instrumentos debo utilizar ?

Como decía al principio no me encuentro nada cómodo respondiendo esto. Creo que se trata de probar los instrumentos más conocidos en general, identificar los que puedan tener mayor presencia en la actividad que corresponda o, sencillamente, utilizar los que a cada uno/una le puedan gustar más. Es como si recomendara comprar una marca de coche y no otra, con todos los riesgos de que la marca que a mi me gusta pueda no gustarle a la otra persona o no ajustarse a sus necesidades.

Dicho esto, tengo que reconocer que ya me han comentado demasiadas veces, que sin señalar ciertas posibilidades para iniciar la presencia profesional en la #web20, el tema de redes y empleo queda cojo. Así que voy a exponer algunos instrumentos que pueden ser útiles para iniciar esa presencia en la red, algunas herramientas con las que superar ese papel con el que sólo llegaremos a empresas y profesionales de la gestión de personas con fecha de caducidad.

Para mi una forma muy rápida de iniciarse y contar con una primera y sencilla presencia en la red es About.me y todas sus similares como Flavors.meVizualize.meSidengo, o las más especializadas como Pictually.me (para creativos/as) o Justabout.co (para pequeños negocios). Son sólo ejemplos sencillos, gráficos, rápidos y muy útiles pues aunque son herramientas concebidas como una red social pueden utilizarse para firmar en un correo o para asegurar una visibilidad básica en las búsquedas de Google. No me extiendo. Ahí mismo hay montones de buenos ejemplos para ilustrarse.

Hablo aquí de presencia en internet, de como mostrarse, no de recursos de intermediación, sean tradicionales o de nacimiento en 2.0 como SNTalentJobandTalentJobvite o Jobydoo. Tampoco de redes ya establecidas con entidad propia y posicionamiento en un mercado que en el caso de su representante más importante, Linkedin, puede llegar a cobrar 8.000 dolares anuales por su servicio de Recruitment.

Eso si, ligados a estas redes (o no, depende del caso) se encuentran instrumentos como Re.vuSlide RocketTwiCVerComotoResumeUPLinkedIn Resume Builder o, el que a mi más me gusta, Vizify, que no son más que herramientas que permiten trasladar los perfiles y actividad en estas redes a formatos interactivos, cada vez más visuales y atractivos. Pero cada quien hará sus propias valoraciones.

A estos se le pueden sumar servicios más conocidos en RRHH como la fantástica propuesta de Marketyou que permite mostrar capacidades y experiencia, Cuvitt o Talentous. Además, existen otros buenos recursos como el creado por Pablo Alonso y otros profesionales llamado mycvbook situado en el campo de la intermediación pero con un concepto claramente social y demostrativo donde se pueden enlazar todas las redes relacionadas con el perfil profesional.

Pero no pretendo contradecirme. La lista podría extenderse y no por ello aportar mucho más. Como decía al principio, con la ayuda del buscador se pueden encontrar estos y muchos otros servicios y herramientas que quizá se adapten mejor a lo que cada uno/una pretende. Y esto, lo que se pretende, si es importante. O más bien vital.

Antes de iniciarse en la web 2.0, antes de mostrarse al mercado de trabajo y crear y mantener nuestra red, es necesario tener claro quienes somos profesionalmente, qué ofrecemos, cual es nuestra especialización, qué necesidades sabemos y podemos solucionar y, si es posible, qué puede significar nuestro trabajo para una empresa en términos económicos.

A esto siempre le hemos llamado autoanálisis. A mi me sigue gustando la palabra pero, utilicemos la definición que utilicemos, este es el paso más importante para afrontar el mercado de trabajo, conocernos y conocer el escenario en el que nos vamos a desenvolver. Identificar nuestras puntos fuertes, nuestras fortalezas y, a partir de ahí, desarrollar todo lo demás. El mercado de trabajo no nos está esperando, las empresas sólo están atentas a qué podemos solucionar o a cuanto dinero podemos hacer ganar con nuestros servicios. Mostremos esto.

GuardarGuardar