Arquivos da etiqueta: rrhh20

Herramientas para la presencia profesional en internet

Nunca me he planteado este blog como un lugar en el que obtener recursos directos para la búsqueda de empleo. La red permite identificar y usar una inabarcable cantidad de herramientas que sólo es necesario buscar y utilizar.

De hecho considero que uno de los principales cambios, no se si derivado directamente del desarrollo de la red y la tecnología o de otros factores que están impactando en el mercado de trabajo, es la resituación del CV como instrumento principal en la búsqueda de empleo. No hablo sólo de su versión en papel, si no de lo que consideramos un resumen profesional y vital en el que empresas y posibles contratadoras puedan ver nuestro devenir en los últimos años.

Si, soy de los que piensan que el Cv hoy sólo sirve para acceder a la información básica.  En estos tiempos las personas y las empresas que tienen una necesidad que cubrir y las personas que pueden responder a esas necesidades cuentan con instrumentos mucho más eficientes para mostrar / comprobar su saber hacer.

Y también pienso que para las empresas ha habido dos cambios importantísimos que sólo pueden negarse mediante ceguera voluntaria:

Reconocer y situar a las personas como el factor diferencial y competitivo de mayor valor y, en consecuencia, modificar la relación que mantienen con estas personas ayudadas por los instrumentos de la web 2.0 que permiten incorporar procesos más eficientes.

Procesos de los que tenemos ejemplos bien conocidos en términos de eficacia en la gestión y también en términos económicos en cada empresa. Yo citaría los que más me gustan, la fantástica experiencia de Sodexo o la propuesta de npower, aunque también hay alguno más novedoso y no menos interesante como el mencionado por Juan Carlos Barceló de Taco Bell y su uso de Pinterest en la política de selección e interacción con candidatos/as.

En cualquier caso estamos ante un nuevo escenario dibujado por una red social que permite mostrar conocimientos, influencia, experiencia, capacidad relacional… y, en definitiva, el saber hacer y la red de contactos. Un escenario que camina hacia la relación y el engagement de las personas con las empresas utilizando las redes sociales, manteniendo una constancia de cooperación y contacto en el tiempo.

Pero es cierto que para que las personas puedan jugar este nuevo rol deben primero contar con una mínima presencia en la red. Y esta es la demanda que más me surge en mi trabajo.

Al acabar muchas de las sesiones grupales, ponencias y encuentros en los que participo, en el feedback posterior por correo electrónico, en el trabajo diario, la pregunta es ¿ Cómo empiezo ? ¿ Qué instrumentos debo utilizar ?

Como decía al principio no me encuentro nada cómodo respondiendo esto. Creo que se trata de probar los instrumentos más conocidos en general, identificar los que puedan tener mayor presencia en la actividad que corresponda o, sencillamente, utilizar los que a cada uno/una le puedan gustar más. Es como si recomendara comprar una marca de coche y no otra, con todos los riesgos de que la marca que a mi me gusta pueda no gustarle a la otra persona o no ajustarse a sus necesidades.

Dicho esto, tengo que reconocer que ya me han comentado demasiadas veces, que sin señalar ciertas posibilidades para iniciar la presencia profesional en la #web20, el tema de redes y empleo queda cojo. Así que voy a exponer algunos instrumentos que pueden ser útiles para iniciar esa presencia en la red, algunas herramientas con las que superar ese papel con el que sólo llegaremos a empresas y profesionales de la gestión de personas con fecha de caducidad.

Para mi una forma muy rápida de iniciarse y contar con una primera y sencilla presencia en la red es About.me y todas sus similares como Flavors.meVizualize.meSidengo, o las más especializadas como Pictually.me (para creativos/as) o Justabout.co (para pequeños negocios). Son sólo ejemplos sencillos, gráficos, rápidos y muy útiles pues aunque son herramientas concebidas como una red social pueden utilizarse para firmar en un correo o para asegurar una visibilidad básica en las búsquedas de Google. No me extiendo. Ahí mismo hay montones de buenos ejemplos para ilustrarse.

Hablo aquí de presencia en internet, de como mostrarse, no de recursos de intermediación, sean tradicionales o de nacimiento en 2.0 como SNTalentJobandTalentJobvite o Jobydoo. Tampoco de redes ya establecidas con entidad propia y posicionamiento en un mercado que en el caso de su representante más importante, Linkedin, puede llegar a cobrar 8.000 dolares anuales por su servicio de Recruitment.

Eso si, ligados a estas redes (o no, depende del caso) se encuentran instrumentos como Re.vuSlide RocketTwiCVerComotoResumeUPLinkedIn Resume Builder o, el que a mi más me gusta, Vizify, que no son más que herramientas que permiten trasladar los perfiles y actividad en estas redes a formatos interactivos, cada vez más visuales y atractivos. Pero cada quien hará sus propias valoraciones.

A estos se le pueden sumar servicios más conocidos en RRHH como la fantástica propuesta de Marketyou que permite mostrar capacidades y experiencia, Cuvitt o Talentous. Además, existen otros buenos recursos como el creado por Pablo Alonso y otros profesionales llamado mycvbook situado en el campo de la intermediación pero con un concepto claramente social y demostrativo donde se pueden enlazar todas las redes relacionadas con el perfil profesional.

Pero no pretendo contradecirme. La lista podría extenderse y no por ello aportar mucho más. Como decía al principio, con la ayuda del buscador se pueden encontrar estos y muchos otros servicios y herramientas que quizá se adapten mejor a lo que cada uno/una pretende. Y esto, lo que se pretende, si es importante. O más bien vital.

Antes de iniciarse en la web 2.0, antes de mostrarse al mercado de trabajo y crear y mantener nuestra red, es necesario tener claro quienes somos profesionalmente, qué ofrecemos, cual es nuestra especialización, qué necesidades sabemos y podemos solucionar y, si es posible, qué puede significar nuestro trabajo para una empresa en términos económicos.

A esto siempre le hemos llamado autoanálisis. A mi me sigue gustando la palabra pero, utilicemos la definición que utilicemos, este es el paso más importante para afrontar el mercado de trabajo, conocernos y conocer el escenario en el que nos vamos a desenvolver. Identificar nuestras puntos fuertes, nuestras fortalezas y, a partir de ahí, desarrollar todo lo demás. El mercado de trabajo no nos está esperando, las empresas sólo están atentas a qué podemos solucionar o a cuanto dinero podemos hacer ganar con nuestros servicios. Mostremos esto.

GuardarGuardar

Orientación laboral y #empleo20

Esta semana he tenido oportunidad de compartir una sesión de #empleo20 con los equipos técnicos de Cruz Roja, Cáritas, Fundación Once y Fundación Secretariado Gitano. Una oportunidad que tengo que agradecer a la confianza, apoyo e  interés de las organizaciones pero también, y de forma especial a @sergioibanez. No sólo por su generosidad, también por su apoyo y aportes para el evento.

Precisamente el intercambio de información con Sergio es el que me lleva a hacer una reflexión sobre los contenidos que tratamos en la difusión de esto que algunos llamamos empleo 2.0 o #empleo20.

La sensaciones con las personas son siempre similares. Equipos de profesionales con gran bagaje en muchos casos, muy implicados en su trabajo y en buscar las mejores respuestas a nuevas situaciones, o a situaciones muy similares en un contexto radicalmente distinto. Personas que se enfrentan día a día a los efectos reales de la crisis, a las consecuencias del desempleo y a la desesperación de muchos y muchas que se han quedado sin recursos económicos y en algunos casos sin recursos de ningún tipo.

Y se enfrentan sin muchas armas. A veces sólo con el acompañamiento y con el apoyo emocional, algo muy poco valorado pero que los que trabajamos con personas en estas situaciones sabemos que es vital, especialmente por su contribución a la resiliencia, ya mencionada en este blog. Sólo por esta razón es siempre un pequeño lujo poder participar en eventos como este. Y un verdadero placer poder aportar, aunque a veces sólo sean ideas y opciones.

Lo que si constato, y ahí el motivo de mi reflexión, por otra parte compartida con algunos de los técnicos que participaron, es lo lejos que estamos de la Web20 y de sus cambios. Desde mi punto de vista no se trata de utilizar unos u otros recursos, que es importante, ni de utilizarlos mejor o peor, que es más importante, se trata de entender los cambios decisivos que la tecnología ha provocado en el mercado laboral y, en consecuencia, en la búsqueda de empleo. Y se trata de identificar estos cambios junto a otros derivados de ámbitos diferentes pero que están configurando un nuevo mercado laboral en cambio constante.

Y estos cambios no son, ni deben ni pueden serlo, ajenos a nuestras profesiones. Pero el caso es que, en muchos momentos si parecen estar ciertamente lejanos. Y nuestros trabajos no están al margen, nuestro ejercicio profesional no puede ser el mismo de hace tres años.

Y, por cierto, no era el caso en este evento, donde había no sólo interés, también prácticas incipientes y experiencias previas muy interesantes, como el uso de youtube y el trabajo en videocv. Pero la presencia de 2.0 está aún algo lejos y aquí creo que se está produciendo una pequeña fractura que, realmente, no me agrada. A Sergio le comentaba que algunos contenidos, habituales en nuestra práctica y que consideramos muy importantes no pueden ser desarrollados en su totalidad en algunos escenarios.

En general aún nos encontramos en una etapa de difusión. La penetración y la puesta en práctica de los recursos de la nueva red no forma parte habitual de nuestros trabajos de orientación laboral y de apoyo y promoción del empleo.

Estamos ante una doble disyuntiva. Por un lado debemos respondernos si queremos contribuir o no a reducir la brecha social que provoca la tecnología y la 2.0, por otro si vamos a reproducir esa brecha en nuestra profesión.

Como digo en el acto de esta semana había no sólo interés, también experiencias previas. Mi reflexión parte de una perspectiva más amplia y global, no de este evento. Habitualmente no hay un gran rechazo, pero si cierto escepticismo y falta de implementación posterior.

Y no digo que el escepticismo sea censurable. De hecho siempre me encuentro con personas escépticas en cuanto a las posibilidades y potencialidades de los instrumentos 2.0 en determinados ámbitos de búsqueda de empleo o en cuanto a su penetración, o en cuanto al propio escenario que la Web20 y la tecnología dibujan. Es normal y más que  respetable.

Pero si digo que es necesario profundizar en las redes sociales en nuestro trabajo, hacer de los instrumentos 2.0 una herramienta principal y animarse a proponer e implementar actuaciones en este marco. De la misma forma que es necesario acercarse a los departamentos de RRHH y a sus profesionales.

En este momento no sólo contribuiríamos a mejorar los servicios que ofertamos y su eficacia y coherencia, también haríamos una verdadera apuesta por nuestro propio desarrollo profesional. Y esto, hoy que está entredicho el valor de la orientación laboral y sus aportes, parece esencial. Tenemos que demostrtar que no es lo mismo que existan servicios de orientación laboral a que no los haya. Y hay que hacerlo porque, entre otras cosas, es verdad. Nuestro trabajo es útil y necesario.