Archivo por meses: noviembre 2013

Ejemplos que merecen reconocerse

AesgalA finales del pasado octubre formé parte del jurado del concurso Proyectos Visibles de Aesgal, la Agrupación Empresarial de Sociedades Laborais de Galicia. Fue una grata experiencia en todos los sentidos pero, sobre todo, una nueva oportunidad para encontrar propuestas valientes. Proyectos empresariales que, a pesar de todo lo que estamos sufriendo, se empeñan en continuar adelante.

No es la primera vez en estos años que he tenido oportunidad de ver encomiables iniciativas empresariales o de emprendimiento personal. En el caso de Proyectos Visibles hablamos, además, de empresas con un compromiso social o que, cuando menos, siempre tienen el mantenimiento del empleo y a las personas como protagonistas. Se trata de iniciativas que merecen el respeto y el respaldo por lo que significan de lucha contra nuestro principal problema pero también por su compromiso en un escenario muy complicado.

Hoy me gustaría reconocer algunos de estos proyectos, algunas de estas aventuras con las que las personas responden al desempleo, obviando las dificultades, las excusas o los prejuicios.

Todos los proyectos del concurso son de por si admirables pero a mi me gustaría señalar algunos que me gustaron especialmente, sin más criterio que mi gusto personal:

Xeneme me encantaron por su identidad, su posicionamiento en la red y por su valor en la propuesta, nada menos que una consultora de proyectos sociales, educativos y culturales que han traído hasta aquí desde el año 1998.

Escompring, un mercado en la red que permite comprar directamente al productor.

MetalFerrolSal, empresa del metal en el castigado Ferrol. ¡¡ Y llevan 20 años de actividad ininterrumpida !!

Avanzagestión, otros que enfrentan un sector algo más que complejo, la construcción, la vivienda y la actividad inmobiliaria. Profesionales que son capaces de ofrecer servicios de valor y mantener su actividad en Coruña. Y empiezan a crecer en América Latina.

Bochoio.com la propuesta de appeiros que intenta acercar la tecnología móvil a los colectivos con dificultades de acceso o ciertamente alejados de la red y sus posibilidades móviles. La aplicación permite obterner un Cv, Cvcards y otras opciones para mostrar nuestra identidad profesional en la red.

Como decía existen multitud de admirables ejemplos de cómo salir adelante, de cómo centrarse en lo que se hace muy bien para impulsar proyectos profesionales. Estos, los del concurso de Aesgal, son un muy buen ejemplo de lo que se puede hacer, pero a lo largo de estos tres últimos y duros años me he encontrado con muchas otras propuestas que buscan continuar una oferta de servicios profesionales y/o una nueva proyección en el escenario de la economía digital. Propuestas de hace ya un tiempo como el elearning global de Netex desde Coruña, la apuesta en hostelería de Restauraacción, el divertido mundo de las App con interesantes iniciativas como la viguesa CreAPPcuentos o la esperanzadora e ingeniosa respuesta a la situación del periodismo tradicional que da Laura Camino como Reportuitera.

Y esto se produce en un contexto bien difícil y poco predecible. En Galicia se han perdido más de 6000 empresas aunque contamos con municipios en los que los negocios han aumentado, aquellos con población más joven. Además actividades muy interesantes como la agricultura ecológica presentan buenas cifras de negocio y empleo.

Todo, en un mercado laboral globalizado que parece haber cambiado de forma definitiva. Un mercado que +Santi Garcia denomina El Ocaso del Empleo, una referencia imprescindible para conocer algunas de las cosas que están pasando.

Estos proyectos, estas personas que se deciden por una iniciativa personal o en equipo, son el ejemplo de lo que se puede hacer en este nuevo escenario. Son el ejemplo de como convertir las peores noticias en oportunidades.

Las horas que dedicamos a la búsqueda de empleo

Tiempo que perder

Durante las últimas semanas he estado comentando con algunas compañeras, como Fátima Rodríguez, sobre el tiempo que las personas dedican a la búsqueda de empleo. Mientras nos esforzamos en hablar de los instrumentos de búsqueda y sobre distintos aspectos del mercado de trabajo, parece que las personas no están dedicando, en general, el tiempo que realmente necesita una búsqueda de empleo que pretenda tener éxito.

En mi experiencia diaria no me parece que sea así. Todo lo contrario. Si lo comparo con otras épocas me encuentro con personas que buscan con mucha más intensidad. Hay otros problemas, como que buscan empleo de forma muy poco acertada o que son personas que se encuentran realmente alejadas del mercado laboral.

Aún así me pareció importante incluir el tema en las sesiones que realizo y empezar a preguntar cuantas horas semanales se dedican a la búsqueda de empleo.

En principio podemos suponer que las personas que acuden a estas sesiones son personas interesadas, dispuestas y en búsqueda mínimamente activa. Casi siempre son sesiones abiertas a un público que acude voluntariamente, por deseo propio.

 Aún así el resultado, la respuesta a la pregunta, está siendo muy desoladora. El máximo de horas que he escuchado es de 12 a la semana. En la linea que reflejaba una encuesta de Manpower hace un par de años y que concluía que el 77% de las personas en desempleo dedicaba menos de tres horas diarias a la búsqueda.

Quizá estemos fallando en algo, especialmente en señalar que los resultados sólo vienen de actuar, de hacer, de trabajar.

No soy nada partidario de recurrir a las expresiones del tipo “buscar trabajo es un trabajo, así que hay que dedicarle 8 horas”. El mercado no siempre permite búsquedas constantes y, en algunos casos, puede ser realmente desmotivador. No hay que olvidar que el desempleo lo protagonizan personas y las recomendaciones generales deben tomarse con mucha prudencia.

Pero esto no quita para decir que por supuesto que es necesario dedicarle un mínimo de 20 horas semanales a actividades de búsqueda de empleo, sean las que sean. Desde hacer un perfil, contactar con personas, interactuar o visitar empresas hasta acudir a eventos o a los servicios públicos de empleo. Lo que sea que pueda mejorar nuestras posibilidades de acercarnos al empleo. Es imprescindible dedicarle el tiempo necesario a hacer todo esto. Cualquier otra cosa no es una búsqueda de empleo de la que pueda esperarse resultados.

 En muchos casos las personas nos centramos demasiado en aspectos que no podemos controlar ( ya tenemos una edad, las empresas se deslocalizan, no conozco personas, contratan a otros…) y no le dedicamos el tiempo suficiente a pensar sobre aquello que si podemos modificar (nuestra presentación profesional, la cantidad y calidad de nuestros contactos, el número de ofertas que respondemos, el cómo nos relacionamos y aportamos, los foros y eventos a los que acudimos…). Parece un buen momento para insistir en la necesidad de dedicarle el tiempo adecuado y no dejarnos desanimar o despistar por otras cuestiones, tal y como ilustraba Zumo de Empleo

Este artículo puede leerse en la web de eProform formación y networking