Buscando desarrollo profesional en Dinamarca

DinamarcaHace un tiempo que una chica, Sara López, me contactó hablándome de su vida en Dinamarca. Me decía que le gustaría contar que la experiencia internacional había sido muy positiva para ella. No solo le había permitido continuar sus estudios, también le había abierto las puertas a su desarrollo profesional. Para ella, emigrar había sido un objetivo y no una obligación derivada de las circunstancias.

Y es que durante estos últimos años en los que la crisis y otras cuestiones han golpeado nuestro mercado laboral de forma trágica, hemos hablado mucho del fenómeno de la emigración de las personas más jóvenes. Sus protagonistas, una mayoría muy cualificados, han visto en otros paises la única opción para iniciarse en el mercado laboral con unas mínimas garantías. Muchas de esas experiencias no han sido fáciles. Yo he conocido algunas realmente duras y demasiadas que han acabado en fracaso. Pero la mayoría de las que he conocido han sido experiencias positivas. No es un dato. Solo mi propia experiencia que me ha llevado a estar en contacto con jóvenes que en sus primeras oportunidades en otros países les ha ido bien.

La emigración obligada por las circunstancias es, para nosotros y para quien se va, un drama. Que nuestras mejores inversiones, las personas en general y las más formadas en especial, se vayan a aportar fuera sin muchas opciones de volver no es buena noticia. Para quien se va tampoco es grato siempre que la razón sea esta, una razón obligada sin ninguna relación con una decisión propia o voluntaria.

Pero, como decía, hay experiencias positivas. En mi trabajo como orientador me encuentro con chicos y chicas que bien están en otro país o bien en proceso de regreso con experiencias satisfactorias. En estos casos encuentro a personas con una visión del mercado laboral y de sus posibilidades futuras bien distinta de la habitual en España. Suelen ser personas más positivas sobre sus opciones, haber decidido qué quieren hacer y estar dispuestas a luchar por ello.

Obviamente vuelven ( o se quedan) con una ocupabilidad más alta que en el momento de partida. Tanto por sus competencias técnicas específicas como por las transversales, por no hablar del conocimiento que se traen de un segundo idioma, algo que las empresas siguen echando de menos.

Quiero insistir en que no todo el mundo ha mejorado su posición, ni a todo el mundo le ha ido bien. A otras personas con las que estoy en contacto les resulta muy complicado mejorar su situación después de años con contratos de cero horas o de estar en el mismo puesto de una fábrica permanentemente contratado/a por una empresa temporal. La precariedad laboral no es una exclusiva española.

Hoy, en cualquier caso, me gustaría hablar de la experiencia de Sara López, de alguien a quien le ha ido bien. O, mejor dicho, que hable ella. Es la primera vez que hago esto en este espacio. Pero la fuerza, el ánimo y la motivación que me ha transmitido Sara me han convencido para hacerlo.

Sara tuvo desde hace tiempo el objetivo de estudiar y desarrollarse profesionalmente en otro país. Finalmente parece estar consiguiéndolo. Y lo hace en un país que yo he visitado varias veces y que me encanta. Por muchas razones, como algunas de las que ella expone.

Pero mejor que sea ella quien se presente y cuente su situación que espero pueda servir de ejemplo inspirador.

Por cierto, Sara Lopez es una estudiante vallisoletana de 18 años. Está cursando sus estudios universitarios en Dinamarca y trabaja ya en una firma que se llama Trendhim. En los párrafos que siguen nos cuenta algunas curiosidades de la cultura danesa que ha podido experimentar durante sus siete meses de residencia en dicho país.

Curiosidades danesas desde la visión española

Mi nombre es Sara Lopez, nací en Valladolid, y tengo 18 años. Tras empezar el bachillerato si algo tenía claro era que quería irme al extranjero al acabar estos dos años. Siempre me había apasionado la idea de estudiar en Estados Unidos, que vino motivada por los tres veranos consecutivos que pase viviendo en Chicago. Pero todos sabemos que estudiar en América si no eres americano no es camino de rosas.

Tenía echado el ojo a varios países escandinavos, y más en concreto a Dinamarca. ¿ Pero, por qué Dinamarca ? Muy sencillo, desde hace tres años consecutivos Dinamarca ha estado entre los tres países con mejor sistema educativo. Además, según la ONU en su informe sobre la felicidad mundial, Dinamarca es el país más feliz del mundo.

Actualmente llevo en Dinamarca 7 meses, 7 meses que han dado para mucho, y a lo largo de este tiempo he aprendido muchas curiosidades de la cultura danesa. Estas son algunas:

Es el país de la bicicleta

Desde el año 1880, los ciudadanos de Copenhague han utilizado la bicicleta para ir al trabajo. Desde hace más de un siglo, andar en bicicleta es la forma más rápida, fácil y ecológica de moverse por la ciudad. Tanto que su capital cuenta con más coches que bicicletas. Tiene más de 12.000 km en carriles para bicicleta y pocos relieves.

Respeto a su bandera

Para los daneses su bandera es el símbolo más preciado, tanto que se asocia con cumpleaños, festividades y deportes nacionales. No puedes izar la bandera antes de la salida del sol y no puedes arriar la bandera después de la puesta de sol. Hay un tipo de superstición sobre esto, y es que dicen que si no se hace correctamente se irá al infierno.

Económicamente

Aún no han entrado en la unión monetaria, en Dinamarca la moneda de cambio es la corona danesa, (1 euro es igual a 7.45dkk). No hay un sueldo mínimo establecido pero los sueldos más bajos son de unas 103dkk por hora.

El nivel de vida es alto y comprar verduras y frutas es más caro a lo que estamos acostumbrados los españoles, y esto se debe a que casi todas las hortalizas, verduras y frutas son importadas de España e Italia.

En cuanto al tema de los impuestos, nadie dijo que pagar impuestos fuera algo agradable para el bolsillo del contribuyente, pero en Dinamarca lo ven de otra manera. Se tiene una conciencia más positiva que en el resto de los países a la hora de construir el Estado de bienestar. Todos pagan, pero el dinero regresa a sus orígenes en formas muy variadas: ayudas a la maternidad, universidad, empresas públicas, pensiones…

En el caso de los estudiantes, un 45% de su sueldo es para impuestos, por lo que básicamente la mayor parte de tu sueldo se va en tasas. Pero gracias a estas tasas el país tiene un mejor sistema de organización y educación.

Cuando dejas de ser estudiante, o tus ingresos superan los 50.000 euros al año (420.000 coronas pasas a pagar un 53% de tasas.

Estudiantes

La educación es gratuita, tanto en el instituto como en la universidad o en estudios posteriores para los ciudadanos de la unión europea. Incluso los libros son gratis. Y por si esto no fuera suficiente, los estudiantes universitarios que trabajan al mismo tiempo que estudian, además de no pagar por dichos estudios adquieren una ayuda financiera al trabajar un mínimo de 11 horas semanales: SU. Se puede exceder las 11 horas semanales sin problema, siempre y cuando tu sueldo no exceda las 11 845kr, o lo que es lo mismo, 1 592 euros antes de tasas.

Afortunadamente yo, un mes después de mi llegaba a Dinamarca me topé con Trendhim, empresa de accesorios masculinos que el pasado octubre buscaba estudiantes de once nacionalidades diferentes para formar un departamento de marketing internacional con el objetivo de equipararse a las demás potencias europeas de este mundo tan competitivo como son los accesorios.

Y gracias a esta gran oportunidad hoy en día soy manager del departamento de marketing español e independiente económicamente.

Relaciones Laborales

Los estereotipos sobre las relaciones jefe-empleado no tienen por qué ser verdad, y esto lo demuestran las empresas danesas.

Un claro ejemplo de esto sería mi propia experiencia, desde mi llegada a la empresa, mis jefes siempre han intentado que yo y mis compañeros nos sintiésemos como en casa, y que sintiésemos que estábamos contribuyendo poquito a poquito a la historia de Trendhim, una historia de la que ya somos parte.

No se valora tanto la experiencia que cada uno tenga, ni los títulos universitarios, pero si lo que cada uno vale. Tienen confianza plena en ti.

Costumbres

En la lengua danesa no existe la palabra “por favor” pero ellos dan las gracias por todo. “Gracias por el día de hoy” se dice tanto a los amigos, como en el trabajo o en la escuela. “Gracias por la comida” al final de cada comida a quién haya cocinado y antes de levantarse de mesa, son algunos de los ejemplos.

Prohibiciones

Los fuegos artificiales solo se pueden vender durante 15 días en diciembre, y utilizarlos solo el 31 de diciembre y el día 1 de enero. Trabajar fuera de las horas laborales está mal considerado.

¿Cómo conocen a los daneses?

Según la ONU, Dinamarca es el país más feliz del mundo. Varios autores han reflexionado sobre el tema y sus obras dan respuesta al enigma detrás de este buen rollo bajo el término danés hygge. Algo que el resto del mundo traduce como “lo acogedor” o “lo familiar”. Estos fueron los dos principales motivos que me motivaron a iniciar la que está siendo la mejor aventura de mi vida.

Lo que hay que aguantar buscando empleo

Empleo

Rise the riveter. By Alfred T. Palmer, U.S. Office of War Information. From the United States Library

En orientación laboral siempre decimos ese tópico de que podríamos escribir un libro con lo que las personas nos cuentan. Más que nada por las historias vitales que vamos conociendo. Pero también podríamos escribirlo sobre los procesos de selección que esas personas sufren en su búsqueda de empleo, especialmente las mujeres.

Como orientador laboral ya con cierto bagaje, he conocido muchos procesos de selección y prácticas de reclutamiento injustificables. Unos por su ilegalidad manifiesta, otros por su ineficiencia y muchos por su falta de ética.

Hace tiempo que quería agrupar algunos de ellos pero son tan habituales y numerosos que me resulta complicado. Tampoco querría referirme a generalidades como la falta de profesionalización (y de profesionalidad) de los procesos de selección o la proliferación sin control de ofertas de empleo falsas (se estima que un 25% de las ofertas publicadas en la red son falsas). Así que he pensado en limitarme a mencionar algunas de las discriminaciones y situaciones injustificables que me refieren mis clientes. Lo que sigue son solo tres ejemplos que me he encontrado recientemente que muestran, creo, lo que las personas en búsqueda de empleo deben soportar. Prácticas que campan a sus anchas sin ningún control.

Un primer ejemplo, novedoso, viene de la colaboración público privada en la lucha contra el desempleo. Como siempre trato de aclarar, soy un firme partidario de la incorporación de la colaboración público privada. Lo considero una necesidad apremiante. Pero pienso en algo muy diferente al impresentable proceso que ha tenido lugar en nuestro país.

Las quejas que más me comentan se centran en la falta de tacto (en realidad de profesionalidad) que lleva a citar a personas (por supuesto sin explicarnes ningún para qué) de más de 45 o 50 años con décadas de experiencia y situaciones de largo desempleo a sesiones grupales con personal técnico que no llegan a la treintena y, como mucho, con un par de años de experiencia.

Pero hay más que falta de tacto. Hay situaciones que muestran cómo la colaboración público privada no se ve como una respuesta que busca efectividad en la lucha contra el desempleo. Solo es una oportunidad de ganar dinero sin que las personas importen mucho.

Una de mis clientes (en Vigo), de 42 años con dos hijas y un perfil administrativo con muchas carencias competenciales fue citada en una Ett sin ninguna otra información. Allí, a mayores de repetir algunos de los contenidos que ya trabaja conmigo, le ofrecieron una oferta de empleo. Eso si, en Sevilla. Aquí al lado. Solo a unos 800 kilómetros de distancia. Super apropiado. Justo lo que estaba buscando. Pero, en cualquier caso, ella tuvo que firmar un papel (del que no le dieron copia) conforme le habían mostrado esa oferta y se la habían propuesto. A partir de ahí recibe otras ofertas de empleo en su correo electrónico de forma personalizada. Se presenta de  inmediato pero nada, las ofertas en cuestión llevan días cerradas… Infumable. Inadmisible. Y debería ser sancionable. Pero no pasará nada…

Otra fuente de propuestas insoportables son las ofertas de empleo, casi todas situadas ya en los portales de empleo. Como en su momento comenté en Twitter, la redacción y publicación de ofertas de empleo está fuera de control. Cualquiera puede publicar casi lo que quiera en un portal de empleo sin apenas control.

De ahí que se pueda pedir una “camarera alegre entre 20 y 30 años y que sea legal”. Sin ningún problema el portal de empleo la aceptará y la publicará. Y muchos otros medios (cuentas de Twitter, metabuscadores…) la difundirán de manera exponencial sin aplicar ningún tipo de filtro.

Oferta de empleo real

Una oferta real que deja bien claro la capacidad de quien la redacta

Pero las discriminaciones evidentes o la falta de un mínimo de rigor y profesionalidad no solo se dan en la Cafetería Ole o en portales como trabajos.com. Los cuestionarios que algunas empresas bien conocidas hacen en Infojobs son, a mayores de ineficientes, de una mala educación hiriente.

Un ejemplo que me resulta curioso es el de la conocida cadena Boom. Esta propone en sus preguntas de corte cuestiones como ¿ Cuantas veces en tu vida laboral has estado de baja más de siete días ?

Las pregunta del proceso de selección de Boom

Pero las situaciones insoportables e intolerables se dan también en las entrevistas y en las pruebas. Y ahí querría mencionar un ejemplo, de muchos que se podrían poner, que muestra la habitual discriminación laboral de las mujeres. Concretamente uno que me ha llamado mucho la atención por la dignidad de la protagonista, una cliente muy especial para mi.

María tiene 53 años y una actitud ante la vida y sus dificultades que despierta admiración. Lleva años luchando para superar el desempleo y mejorar muchas otras situaciones. Conmigo comenzó a trabajar tras pasar por un programa de empleo. Como es habitual, después de ese programa pasó muchos meses sin trabajar. Eso si, participar le permitió cierta recuperación económica y adquirir competencias para el trabajo en construcción.

Hace ya un tiempo me contó su experiencia en una prueba de selección para albañil una vez había acabado el programa. La oficina de empleo la llamó para un proceso de selección en una pequeña empresa, para realizar una prueba práctica. Ella fue la única mujer que, junto a cuatro hombres, estaba presente para realizar la prueba.

” El encargado y responsable de la prueba me miró de arriba a abajo y me dijo que no sabía por qué una mujer estaba allí, que el trabajo era para palmear ladrillo al camión, que no iba a poder ser… Le dije que haría la prueba y que me parecía una prueba en la que se podía ver muy claramente quien lo hace más rápido y mejor”.

La prueba consistió en eso, en palmear dos palés de ladrillos (lanzar ladrillos con las manos) a un camión en el menor tiempo posible.

“Fui la que más ladrillos subió. El hombre vino a decirme que fuera la mejor en la prueba. Me contrataba. Y entonces le dije que no. Fue la única vez en mi vida que dije no a un empleo, a uno que me gusta. Pero me sentí muy bien. Volví a casa y me cené unos huevos con patatas que me supieron como un chuletón”.

Un ejemplo, nada más que un ejemplo, de las múltiples discriminaciones que sufren las mujeres en el mercado de trabajo. Pero he querido ponerlo al final por el significado del gesto de María. La satisfacción personal, el grado de control que transmite. Y, claro, por la dignidad del mismo, algo que muchas otras personas pierden con facilidad sin tener razones para ello.

Y es que empresas como Boom o portales como trabajos.com siguen existiendo porque tienen clientes a los que todo esto parece darles igual. Mejor dicho, les da completamente igual.

Nos faltan muchas personas con la dignidad de María. Y nos faltan muchos clientes que afeen las conductas de las empresas o, directamente, dejen de usar sus servicios y comprar sus productos allí dónde estas cosas se producen. Y nos falta una administración que vele para que el dinero público se gaste con eficiencia y por la calidad d elos servicios que presta a sus ciudadanos.

Casos como estos que menciono son bien conocidos por cualquiera que haya pasado por un desempleo de cierta duración. Existen en la más evidente impunidad, sin que nadie haga nada. Amparados por el silencio complice que parece asumir que esto es normal, tolerable o irremediable. Yo creo que, como hizo María, tenemos muchas oportunidades de defender nuestra dignidad y de decir que no. Ya sea como clientes, ya sea como personas en búsqueda de oportunidades de empleo, podemos hacer muchas cosas por cambiar todo esto. Porque no, no todo vale.

Los nuevos datos del mercado de trabajo y los problemas que enfrentamos

Tasa de actividad del mercado de trabajo español

Tasa de actividad.

Con la última Epa de 2016 contamos ya con datos suficientes para hacernos una idea de cómo parece estar evolucionando nuestro mercado de trabajo. Cuando menos para tener una idea aproximada de cómo se comporta el empleo y los problemas que enfrentamos. Aunque esto debemos hacerlo siempre con mucha prudencia. Los números, las estadísticas y las encuestas son interpretables. Incluso hay casos en los que los datos resultan contradictorios. De hecho esta última Epa presenta diferencias demasiado grandes entre los datos de ocupación y los datos de afiliación…

En cualquier caso no es mi intención hacer un pormenorizado análisis de economía aplicada. No es mi campo. Solo apuntar lo que el mercado laboral parece mostrarnos en este inicio del 2017 y con ello señalar algunos problemas y algunas propuestas. Y es que, desde mi punto de vista, se observan cambios significativos. Algunos más esperados que otros.

Por una parte se constata una preocupante bajada de la población activa (127.800 personas menos en el conjunto del año) y la tasa de actividad sigue sin crecer. Es más, baja ligeramente. Por otro se apuntan datos realmente positivos. El desempleo se ha reducido en 541.700 personas en un año. Una cifra realmente importante. Y, aunque los ingresos por cotizaciones no han llegado a lo que el gobierno esperaba, parecen mostrar un crecimiento robusto. Este es uno de los mejores datos que podemos esperar. Los ingresos por cotizaciones sociales de las cuentas de afiliación de quien tiene empleo se acercan a nuestros mejores datos en el año 2009.

 

Empleo y cotización

 

Esto habla, en principio, muy bien de la cantidad y del tipo de empleo que estamos generando. Aunque con la constante guerra de cifras y las múltiples interpretaciones de las mismas uno nunca sabe… Además, tampoco debemos dejar de lado otras cifras que se mantienen insoportables. Las de los hogares donde todas las personas están en desempleo, por ejemplo. Su número ha bajado pero el problema persiste: 1.387.700. familias tienen a todos sus miembros en desempleo.

En general, independientememte de los datos gubernamentales y de las previsiones más optimistas, la situación es mejor. Incluso en mi propia experiencia profesional empiezo a vislumbrar opciones en lo que hasta ahora era un escenario absolutamente inmóvil. El páramo desértico que ha sido nuestro mercado de trabajo en los últimos años da serias muestras de haber cambiado.

Aún así el mercado laboral mantiene algunos problemas preocupantes. Fundamentalmente porque se están convirtiendo en crónicos. Muchos hemos dicho hace tiempo que cuando el mercado laboral se fuera recuperando (que a pesar de lo dicho, no está conseguido, solo en proceso) habrá situaciones que no mejorarían. Y es que el mercado laboral español tiene problemas que son independientes del crecimiento del PIB y que, en mayor o menor medida, se han presentado hasta en tiempos de bonanza.

A pesar de los buenos datos estamos en una situación en la que empiezan a aparecer monstruos que algunos anticipábamos, concretamente el de tener que convivir con altas tasas de desempleo. Y es que ya contamos con estimaciones oficiales que situan nuestra tasa de desempleo estructural en el 16%. Una barbaridad a la que estaríamos acercándonos. Yo espero que esto no sea así. Confío en el mejor de los escenarios. Pero, aún en este, creando 500.000 empleos al año (una burrada) podríamos plantarnos en 2020 con una tasa del 12% de desempleo, con veinte millones de personas trabajando y dos millones sin empleo.

Llegar a bajar esta tasa de desempleo estructural pasa por enfrentar algunos de los grandes problemas tradicionales. Podríamos mencionar unos cuantos, pero yo me voy a limitar hoy a señalar tres junto con alguna propuesta que pienso podría contribuir positivamente a corregirlos. Problemas concretos y específicos en los que, creo yo, deberíamos concentrar los esfuerzos de las políticas activas de empleo: El desempleo de larga duración, la temporalidad y la situación de las personas con discapacidad.

He hablado del desempleo de larga duración muy recientemente por lo que no voy a extenderme. Solo señalar que este es, de los tres fenómenos que señalo, el más novedoso. Cuando menos en las cifras que presenta. La mitad de nuestro desempleo es de larga duración (2.153.400 personas, el 50,82%). Y nunca habíamos tenido tantas personas en desempleo por más de dos años. En concreto hay 1.603.000 personas que han trabajado en algún momento pero que ahora llevan más de dos años en desempleo.

En 2016 hemos vuelto a reducir las cifras de personas desempleadas de larga duración (83.900 personas menos) pero resulta claramente insuficiente. Dadas las complejas características de la crisis, que se enmarca en el cambio hacia una sociedad digital, era predecible. Nos enfrentamos a un problema que precisa de programas específicios con respaldo individualizado y oferta formativa. Y cierta paciencia pues no se adquieren competencias ni se revierten este tipo de situaciones en un mes.

La temporalidad, en cambio, es algo que ha ido en aumento hasta llegar a las inaceptables cifras que presenta en este momento. En mi provincia, en Pontevedra, las cifras de contratación en el año 2016 muestran más de un 94% de temporalidad en el total de contratos celebrados.

Contratación laboral Pontevedra

Contratos y temporalidad. Pontevedra 2016. Fuente: Servicio Público de Empleo

Además, la temporalidad ha ido ganando en brevedad. El 25,7% de los contratos firmados en 2016 fueron de menos de una semana. Y el 47,6% fueron de menos de tres meses.

Para explicar o justificar las altas tasas de temporalidad en España hemos escuchado argumentos de lo más variado. Desde que se debe a la propia naturaleza de nuestra estructura económica hasta que se debe a las subvenciones de las distintas administraciones públicas. Pero ninguna de estas cuestiones parecen ser ciertas.

Yo creo que, como afirma el profesor Manuel Alejandro Hidálgo Pérez, la temporalidad solo se reducirá cuando los costes de despido entre temporales y fijos sean los mismos. Quizá es momento de recuperar ideas que nos lleven por este camino.

Temporalidad

 

La situación de las personas con discapacidad en el mercado laboral español también muestra cifras terribles. Según los datos del informe específico que elabora el Ine (2015) la tasa de paro es del 31%. Los periodos de bonanza solo han supuesto pequeños avances, nada realmente significativo con lo que congratularse.

Desde el Cermi se han hecho propuestas de forma constante. Yo me voy a limitar a volver a mencionar algo que también el Cermi señala de manera insistente, la necesidad de cumplir la ley. Solo con que las grandes empresas cumplieran la ley que obliga a contratar personas con discapacidad ya se darían pasos significativos en esta cuestión. Pero el caso es que, aún incumpliendo la ley, se les premia con contratos públicos.

Con todo esto solo quería señalar tres aspectos concretos que me parecen casi como tradicionales en nuestro mecado de trabajo. No querría dar a entender que estos son los únicos. Ni siquiera los más importantes. De hecho, como he menifestado muchas veces en este espacio, creo que el mercado de trabajo enfrenta sus problemas más serios en su vertiente social. La caida demográfica y las propias características de la sociedad digital generan un mercado laboral bien distinto al que conocíamos hasta ahora.

El mercado de trabajo que dibuja la sociedad digital no permitirá a muchas personas salir de la pobreza. En España hay casi seis millones de personas cobrando el Salario Mínimo Interprofesional o menos. Y a ello hay que sumar que la temporalidad ha venido para quedarse. El de la sociedad digital es un mercado con una gran cantidad de trabajadores que se contratan de forma puntual, independientemente de las características de la contratación. Frente a esto o articulamos medidas como la renta básica universal, o será muy complicado que el empleo por si solo pueda garantizar un proyecto de vida.

Mientras, España seguirá siendo medalla de plata de la desigualdad europea. Por muchas razones, no solo por su mercado de trabajo, pero este contribuye claramente a ello. Y la desigualdad contribuye a la pobreza.