El todo vale de las políticas de empleo

Hay quien considera que los grandes cambios de estos años en el mercado de trabajo no afectan a una importante parte de la población o que les resultan ajenos a algunos sectores o actividades. Me refiero a los grandes cambios que se derivan del impacto tecnológico (las sustituciones avanzan veloces), de las propuestas de la economía colaborativa, de la digitalización o del envejecimiento de la población que dibuja un futuro bien distinto para el 2030. Y me refiero en concreto a quienes piensan que las personas desempleadas podrán encontrar empleo como venían haciéndolo.

Con esa forma de pensar mantenemos las propuestas y los servicios de promoción del empleo, insistiendo a las personas en que busquen lo que no existe, de formas que ya no funcionan aunque eso justifique nuestro trabajo y parezca  que justifica el de las personas.

Para mi no es así. Vívimos ya en un mercado de trabajo difícil de reconocer comparado con el de una década atrás. Los cambios son profundos y no siempre positivos. Y con el mercado de trabajo también ha cambiado la búsqueda de empleo. Nunca fue echar curriculums, pero ahora mucho menos.

Por la contra muchas de las actuaciones que promovemos para apoyar a las personas en búsqueda de empleo no han cambiado. Es más, tenemos un sistema de control que especifica el número de CV que hay que «echar» para justificar que se busca empleo. Independientemente de que esta práctica reciba críticas desde el propio ámbito de RRHH, es de sentido común que pedir que nos sellen la entrega de un Cv o solicitar un justificante por una entrevista no parece que sean acciones que vayan a contribuir positivamente. Pero, en la linea de lo que decíamos, tampoco queda nada claro que estas justificaciones sean mínimamente efectivas. Las personas no encuentran empleo así. Las personas suelen enfrentar situaciones mucho menos estandarizadas y difíciles como trabajar sin cobrar y sin contrato, a modo de prueba. O como sucede en Inglaterra con el contrato de zero horas, cada vez más extendido.

Como criterios para justificar que alguien busca empleo tampoco parecen muy ajustados. Muchísimas personas pueden presentar estas justificaciones y no por ello realizar una búsqueda de empleo constante y mucho menos acertada. Es decir, no por ello están llevando a cabo acciones que realmente les puedan mejorar sus perspectivas de empleo. Si queremos buscar esto, que deberíamos, habría que pensar en las posibilidades de contar con una plantilla en la que los profesionales de orientación sean protagonistas.

Pero no es así. El Servicio Público de Empleo se gasta 243 millones anuales en una plantilla que sigue creciendo. Pero es incapaz de dar servicios útiles a sus clientes. Sólo control y personal administrativo. Así no es de extrañar que quien colabora con los servicios de empleo acabe llamándole orientación laboral a cualquier trabajo administrativo, como se ve en esta oferta que no solo es real, también incomprensible. Cuando menos, yo no la entiendo. Pero es un claro ejemplo del todo vale en el que se han convertido los servicios de empleo y los de orientación específicamente.

En este año he tenido que ayudar a distintas personas a justificar sus búsquedas de empleo para solicitar la Rai u otras prestaciones. En muchos casos lo realizado y estos criterios tienen difícil encaje. Hay personas que están muy alejadas del mercado de trabajo y se han centrado en formarse fuera del Servicio Público de Empleo. Otras deben pasar por una recuperación emocional o cubrir previamente aspectos que refieren a sus competencias básicas, las digitales sin ir más lejos. Y casi nada de esto se hace en el paraguas del Servicio Público de Empleo, algo que se pide en la relación de actividades a justificar.

En el ámbito del emprendimiento, por ejemplo, se menciona que contarán acciones de formación e información. Pero yo tengo el caso de una chica que ya ha ganado un par de pequeños premios de emprendimiento a la que estas acciones no le han sido suficientes. Y eso que trabaja por horas en verano y trata de combinar el desarrollo de su idea con la entrada de dinero por cuenta ajena. Hace un trabajo intenso. Mejorable y muy necesitado de cambios, pero intenso, constante y de mucha presencia social. Pues ni con los premios. Para ella no fueron justificación suficiente.

Por cierto, estas prestaciones o programas ligados a prestaciones también participan de la confusión y han situado el concepto de persona desempleada de larga duración en un depende.

Desde hace muchos años todos entendíamos que una persona pasaba a estar en situación de desempleo de larga duración cuando pasaba un año sin trabajar. Incluso se concretaba el concepto diciendo que trabajar 90 o más días en un periodo de 365 hacía perder la condición de parado de larga duración. Pero ahora ya no es así. Ahora depende del programa, pues en el Prepara, en la Rai o en el Programa Extraordinario de activación se dicen cosas distintas. Para mi los conceptos son importantes y no deben saltar por los aires por mucho que aumente la población en desempleo en esta situación. Es más, el INE cuenta con una definición fácilmente respetable en términos de gestión, sin necesidad de ahondar en este todo vale que pretendo señalar. En el caso que menciono hubiera sido suficiente con especificar más y mejor los criterios concretos sin mencionar nada de «parado/a de larga duración». Y en el caso específico de los parados de larga duración, un gran y difícil problema de nuestro mercado de trabajo, estaría muy bien seguir las recomendaciones que recientemente ha dado la Comisión Europea en forma de tres medidas concretas.

Con todo, no se ve que adecuemos ni los sistemas de control ni los servicios de apoyo a lo que entendemos que están necesitando las personas y el mercado de trabajo. En julio se aprobó un nuevo Plan Anual de Empleo  y en los Presupuestos Generales del Estado parece que se incrementa la inversión. Pero solo parece. En realidad el peso presupuestario de las Políticas Activas ha caído del 0,7% del PIB al 0,4%. Una inversión escasa e incomprensible tratándose del principal problema de los españoles. Igual de incomprensible que la falta de nuevas propuestas organizativas, especialmente las que deben situar a la orientación en el lugar que le corresponde.

Un tiempo de cambios tan grandes siempre es un buen momento para recuperar el para qué hacemos las cosas y el conocimiento de a quién se las dirigimos. La apuesta pasar por contar con profesionales de la orientación para conocer con más detalle con quién trabajamos. Profesionales con recursos legales que les permitieran manejar las prestaciones con cada uno de sus clientes, independientemente de que estén en un programa o no.

El control de las prestaciones es imprescindible y debe mejorarse. Pero también es cierto que debemos mejorar las propuestas y los servicios que ofrecemos. Yo sigo echando de menos propuestas de dinamización, foros, apoyos individuales y, si, formación. Sé que es costosa pero debemos ver de una vez cómo en otros países se arman de inventiva para contar con una oferta formativa mayor. No pondré ejemplos. En este blog he hablado otras veces de lo que se hace en Austria, del sistema de orientación de Dinamarca o de cómo funcionan los programas de formación y de contratación de aprendices en UK. No todo es trasladable y no todo funciona bien. Pero si podríamos probar opciones que funcionan en otros territorios. Y no por que sí. No es una cuestión banal. A pesar de la recuperación, nos enfrentamos a un escenario en el que parece que tendremos que vivir con altísimas tasas de desempleo. Justo a esto es a lo que habrá que dar una respuesta más adecuada que la que hemos dado hasta ahora, demasiado centrada en las poco efectivas ayudas a la contratación.

GuardarGuardar

9 comentarios en “El todo vale de las políticas de empleo

  1. Pedro

    Me quito el sombrero Xose, por este estupendo artículo; como acabo de compartir en todas las redes en que participo: aquí hay ideas para poder empapelar todo el Ministerio de Trabajo; y mientras, tantos y tantos orientadores y trabajadores de los Servicios Públicos de empleo, trabajando sin sentido ni propósito.
    Enhorabuena por compartir estas reflexiones tan valiosas.
    saludos
    Pedro

    Responder
    1. admin Autor

      ¡¡ Muchas gracias Pedro !!

      Me alegra que coincidamos. Como bien dices hay un gran número de profesionales de la orientación trabajando sin sentido y desaprovechados.

      Espero que entre todos podamos dar pasos adelante y cambiar la situación.

      Insisto. Muy agradecido por la difusión, por el comentario y por tu compromiso.

      Un abrazo.

      Responder
    1. admin Autor

      ¡¡ Gracias Pablo !!

      Por tu tiempo, por tus palabras, por pasarte y por comentar. Seguro que estarás de acuerdo conmigo en que lo más triste es que podemos hacer las cosas mejor, más eficientes, económicas y efectivas. Pero no lo hacemos. Eso sí, no dejaremos de insistir para que las cosas se hagan mejor en un ámbito en el que nos jugamos mucho y al que todos nos preocupa.

      Gracias nuevamente Pablo,

      Responder
    1. admin Autor

      ¡¡ Muchas gracias a ti Isabel !!

      Por pasarte y por tus palabras. La verdad es que yo me hago esas mismas preguntas. No puedo entender cómo se ponen en marcha nuevas propuestas o acciones sin tener en cuenta lo que se genera desde la orientación laboral y sin escuchar a los profesionales que trabajan en las PAE.

      Espero que poco a poco hagamos más visibles nuestros aportes y juguemos el papel que nos corresponde y que puede contribuir de forma decidida a contar con unas PAE más efectivas y eficientes.

      De nuevo muchas gracias por comentar y conversar

      Responder
  2. Cristina

    Totalmente de acuerdo contigo . Añadiría que a pesar de que la Cartera de servicios establece la Orientación como servicio a prestar por los S.P.E; no entiendo cómo tratándose de funciones específicas,ciertas Administraciones consideren que las funciones de los SPE son otras más burocráticas y que el perfil para su desempeño se reserve a cuerpor generales de la Administración.
    Gracias por compartir y defende la necesidad de la orientación y la profesionalización de la misma . Saludos .

    Responder
    1. admin Autor

      ¡¡ Exacto !!

      Coincido plenamente en las ideas que señalas. ¿ Cómo puede ser que sitúen a la orientación laboral en la primera linea de la Cartera de servicios y luego ocurran cosas como las que mencionas ?

      El resultado es el que es, servicios desprofesionalizados, medidas que no se ajustan a la realidad, proyectos que no se rentabilizan en términos de inserción o de otros criterios y organismos y profesionales burocratizados que no damos respuestas eficaces ni al mercado de trabajo ni a las personas. En fin, como dices, no se entiende.

      Solo profesionalizando la orientación laboral y situándola en el lugar que le corresponde podremos superar esta situación. Por eso agradezco tu compromiso, tu tiempo y tu acertado y oportuno comentario.

      ¡¡ Muchas gracias Cristina !!

      Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.